Dos mujeres de Miami que tenían un salón de belleza han sido acusadas de 20 cargos federales, entre ellos inyectar silicona de contrabando en los glúteos de cientos de clientes, informó el martes el Departamento de Justicia.

Maribel Jiménez y Magaly Del Rosario, ambas residentes de Miami, están acusadas de utilizar un dispositivo médico adulterado para inyectar silicona introducida de contrabando desde Colombia y otras drogas como lidocaina y Botox.

También está acusadas de ocultar que la sustancia que le inyectaban a los clientes era una silicona potencialmente nociva para la salud.

Las acusadas efectuaron dichas inyecciones en un local en la calle Flagler llamado Bella Beauty Spa entre el 2008 y el 2015, a clientes que buscaban aumentar el tamaño de sus traseros.

Jiménez y Del Rosario comparecieron el martes en la corte para sus audiencias iniciales.


“Los sospechosos en esta investigación pusieron su propio enriquecimiento financiero por encima de la salud y seguridad de los cientos de personas que confiaron en ellos”, dijo en un comunicado el agente especial de Seguridad Interior (HSI) Mark Selby.

Según el Departamento de Justicia, la silicona que las acusadas inyectaron a sus clientes fue introducida a EE.UU. desde Colombia a través de aproximadamente 170 cargamentos de DHL en botellas con etiquetas falsas que decían “cera depiladora”. Las botellas también contenían instrucciones de cómo utilizar la supuesta cera depiladora.

Después de las inyecciones, varios clientes de Bella Beauty Spa experimentaron síntomas adversos.

“Jiménez y Del Rosario no aconsejaron a los clientes que la silicona había sido inyectada en sus cuerpos”, dice el comunicado. “Los acusados también ocultaron intencionalmente las consecuencias potenciales para la salud derivadas de la inyección de silicona en los cuerpos de sus clientes”.

La Agencia de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) no ha aprobado el uso de silicona líquida u otras sustancias inyectables para aumentar el tamaño de las nalgas, según el agente especial de la Oficina de Investigaciones de la FDA Justin D. Green..

“Serios daños, incluyendo la muerte, puede ocurrir cuando las personas se inyectan silicona líquida u otras sustancias en sus nalgas para aumentar su tamaño”, dijo Green.

El Departamento de Justicia pide a los clientes de Bella Beauty Spa que hayan sido sometidos a procedimientos de inyección de glúteos, independientemente de cuándo pasó, que contacten a través de bellabeautyinjections@fda.hhs.gov para recibir información adicional, exponer sus preocupaciones y recibir información sobre su estatus y derechos como posibles víctimas.

(Con información de el Nuevo Herald)