La administración de Trump ha propuesto ampliar una política que denegaría los Green Cards a los inmigrantes que acceden a ciertos beneficios públicos, como cupones de alimentos y Medicaid.


Eso expandiría la lista de servicios que algunas personas que buscan residencia permanente son penalizadas por usar.

Los demócratas en el Congreso se manifestaron en contra de la regulación propuesta el lunes por la mañana en Sunrise, recogió WLRN News.

«Este cambio de regla propuesto ha generado confusión y ha llevado a las familias inmigrantes a comenzar a evitar los programas que necesitan para criar niños sanos y productivos», dijo la congresista Debbie Wasserman Schultz.

Schultz se unió a la congresista electa Donna Shalala para instar al público a presentar comentarios en contra de la expansión propuesta de la llamada Regla de Cargo Público.


La Regla de Cargo Público afecta a las personas que están en camino a la residencia permanente, las personas que buscan una tarjeta de residencia para permanecer en los EE. UU. por tiempo indefinido, pero no para ser un ciudadano. Se refiere a las personas que dependen de los fondos del gobierno, llamándolos «cargos públicos». Incluye a personas con estados protegidos, como TPS y DACA. Sin embargo, la regulación ampliada no se aplicaría a ninguna persona que busque la ciudadanía estadounidense, explicó WLRN.

La Administración de Trump ha estado considerando el cambio de política desde principios de este año, cuando el Departamento de Seguridad Nacional envió la propuesta a la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca. Un período de comentarios públicos de 60 días culminó ayer lunes. 

El Congreso no tendrá que votar sobre la propuesta, ya que está clasificada como un reglamento, no como una legislación.

El Departamento de Seguridad Nacional debe considerar los comentarios del público antes de revisar o publicar el reglamento. Después de eso, la oficina debe publicar la versión final de la regla, que entrará en vigencia 60 días después de que se publique la versión final.

La oficina de Wasserman Schultz citó un análisis que estima que 2 millones de personas en Florida podrían verse afectadas por la regulación ampliada, incluidos 600,000 niños en riesgo de perder su seguro de salud.

«Aquí mismo, en los condados de Broward y Miami-Dade, podría afectar a casi un millón de personas», dijo.

Shalala dijo que programas como CHIP, o el Programa de seguro de salud para niños, ya han visto una disminución en las inscripciones porque la gente teme que esto afecte su capacidad para obtener una tarjeta verde. Ella dijo que eso podría empeorar si la expansión pasa.

«Así que tendremos millones de niños, literalmente miles en nuestra comunidad del sur de la Florida, que serán retirados de los programas públicos para los que son elegibles, como Medicaid, como el programa CHIP, como el programa SNAP (cupones de alimentos)».

La política podría evitar que los niños nacidos en los EE. UU. reciban servicios de atención médica, si uno de sus padres está en camino a una tarjeta verde y no es ciudadano.

«Lo que realmente está haciendo es poner tanto miedo en la comunidad que las personas indocumentadas o en uno de estos caminos no están registrando a sus hijos nacidos en Estados Unidos para los programas para los que son elegibles», dijo Shalala. «Eso nos asusta de muerte».