El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibió a Kim Kardashian en la Casa Blanca para discutir sobre una «reforma carcelaria» en el país.

Se estimaba que la empresaria sólo se reuniera con el asesor Jared Kushner, sin embargo, Donald Trump decidió atender a Kardashian.

Kim pidió la liberación de Alice Marie Johnson, una mujer de 62 años que ha estado en prisión durante más de dos décadas por un delito no violento relacionado con las drogas.