Días después de que la Organización de Naciones Unidas aprobara una condena a la construcción de asentamientos israelíes en Cisjordania y Jerusalén Oriental, Donald Trump puso en duda la eficacia del organismo internacional al describirlo como un simple club de personas que «la pasan bien», reporta AP.


Trump dijo en Twitter que la ONU tiene «gran potencial», pero se ha convertido «en un club de personas que se reúnen, conversan y la pasan bien. ¡Qué tristeza!»

El presidente electo de Estados Unidos advirtió el viernes que «en cuanto a la ONU, las cosas serán distintas después del 20 de enero», en referencia a la fecha en la que él asumirá el poder.

Con su decisión de abstenerse en la votación del viernes en la ONU, el Gobierno del presidente Barack Obama desatendió las exigencias de Trump de que Estados Unidos ejerciera su facultad de veto para impedir la condena y lo sucedido profundizó el clímax de las relaciones gélidas que sobrellevó durante años el mandatario saliente con las autoridades de Israel.

Un día después de esa votación, Trump calificó la decisión como «una gran pérdida para Israel en la ONU» y consideró que «haría más difícil» negociar la paz entre israelíes y palestinos.

En diciembre de 2015, Trump había manifestado a The Associated Press que quería ser «muy neutral» en los asuntos entre Israel y los palestinos. Sin embargo, el magnate cambió de tono decididamente más a favor de Israel a medida que avanzaba la campaña política con vistas a los comicios.