El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dejo entrever hoy que la masacre en la escuela de Florida donde perdieron la vida 17 personas podía haberse evitado si se hubieran prestado atención a las señales.


“(Fue) incluso expulsado de la escuela por conducta mala y errática. Los vecinos y compañeros de clase sabían que él era un gran problema”, dijo Trump.

Por tanto -dijo-, “¡siempre se debe informar tales casos a las autoridades, una y otra vez!”.

El asesino, Nicolás Cruz, fue expulsado de la escuela y muchos que lo conocían aseguran que era alguien extraño del que se podría esperar algo así.