El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió a los musulmanes expulsar el terrorismo de sus tierras y los exhorto a luchar contra el extremismo islámico.

“No es una batalla entre diferentes religiones” o “diferentes civilizaciones”, dijo Trump. Es una batalla entre criminales bárbaros que intentan destruir la vida humana y gente de bien de todas las religiones que buscan protegerla. Es una batalla entre el bien y el mal” dijo.

“Los líderes religiosos deben decirlo con gran claridad: la barbarie no aportará ninguna gloria (…) Si eligen la vía del terrorismo, su vida estará vacía, su vida será breve” continuo.

“No estamos aquí para dar lecciones, no estamos aquí para decir a los demás cómo vivir (…) Estamos aquí para ofrecer una alianza basada en nuestros intereses comunes, y en nuestros valores comunes” dijo el presidente.


El discurso fue pronunciado ante unos 30 dirigentes musulmanes en la capital de Arabia Saudita.