El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguro ayer durante una entrevista con la cadena ABC que los llamados «Dreamers» no deben preocuparse por la deportación.


Los «Dreamers», como se les conoce a los jóvenes que llegaron menores de edad traídos por sus padres y ahora estudian y han hechos u vida en Estados Unidos buscan un camino a la legalización a la cual los republicanos se han opuesto hasta el momento.

“Tengo un gran corazón. Vamos a cuidar de todo el mundo”, añadió el presidente, quien explicó que en las próximas cuatro semanas explicará su plan definitivo con respecto a los “Dreamers”, que recordó que están en el país “ilegalmente”.

Existe mucho nerviosismo entre los jóvenes «Dreamers» y otros inmigrantes por las medidas que pueda llevar a cabo Donald Trump durante su administración.