El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, despidió a la Fiscal General Sally Yates después de que esta anunciara que no defendería al gobierno y su orden ejecutiva del veto migratorio.

Sally Yates dijo en su declaración que estaba convencida de que la orden de Trump era legal y por tanto el Departamento de Justicia no la defendería en corte.

Horas antes el mismo vocero de la Casa Blanca había advertido que quienes no estuvieran e acuerdo con la política de Trump deberían renunciar.