El presidente electo Donald Trump advirtió al gigante de la producción de autos, General Motors, que si no trae la producción de autos a Estados Unidos tendrá que pagar altos impuestos en la frontera.

“General Motors está enviando el modelo mexicano del Chevy Cruze a concesionarios libres de impuestos de Estados Unidos a través de la frontera. Háganlo en Estados Unidos o paguen un alto impuesto transfronterizo” escribió Trump en su cuenta de Twitter.


General Motors envio un comunicado de prensa desmintiendo las acusaciones de Trump «Todos los modelos sedán del Chevrolet Cruze que se venden en Estados Unidos son fabricados en Lordstown (Ohio)» la compañía además especifico que el único modelo del Cruze que hace en México es el hatchback, aunque se trata de un automóvil fabricado para el mercado global «del cual se venden muy pocas unidades en Estados Unidos».

Durante las elecciones Trump prometió un impuesto del 35% a los productores de autos que se lleven las fabricas a otros países.