El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, envió un duro mensaje a las personas que están intentando llegar a Estados Unidos para pedir asilo o cruzar la frontera «Si los inmigrantes ilegales están descontentos en los centros de detención, que no vengan» dijo.


Las palabras del presidente vienen después de quejas y reportes de varios medios de prensa en Estados Unidos sobre las malas condiciones en varios centros de detención.

«Nuestra Patrulla Fronteriza no la forman trabajadores de hospital, médicos o enfermeras. El problema son las leyes migratorias de los demócratas, que podrían arreglarse fácilmente. Gran trabajo de la patrulla, sobre todo. Muchos de esos inmigrantes ilegales están viviendo mucho mejor ahora que en el sitio de donde vienen, y en condiciones más seguras», dijo el presidente.

Según el informe de la Inspección General del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), elaborado la semana del 10 de junio en los sitios de detención de inmigrantes de la zona de Río Grande, en el sur y este de Texas, la patrulla fronteriza tenía detenidas a 8.000 personas, de las cuales 3.400 llevaban bajo arresto más de las 72 horas, el supuesto límite legal para poder procesar las solicitudes de asilo.

Trump ha anunciado redadas en todo Estados Unidos para capturar y deportar a inmigrantes que se encuentran en el país con orden final de deportación.