Desde que Donald Trump ganó la presidencia de los Estados Unidos, el dólar estadounidense se ha estado fortaleciendo y el euro se ha venido debilitando.

Hasta el jueves, el tipo de cambio era 1 dólar = 0,96 euros. Su nivel más alto desde 2003.
El economista en jefe de la Escuela de Economía de Oxford, Adam Slater, dijo el jueves que la paridad podría alcanzarse a finales de 2017.

La Reserva Federal de Estados Unidos (FED) está elevando sus tasas de interés, mientras ve que la economía local mejora y prevé un aumento de precios. Mientras que, el Banco Central Europeo (BCE) ha extendido su programa de estímulo y mantiene sus tasas de interés a mínimos récord para respaldar la economía e impulsar la inflación.

La promesa del presidente electo Donald Trump, de recortar impuestos y regulaciones e impulsar proyectos de infraestructura está influyendo de manera decisiva, sus políticas podrían crear un clima inflacionario en el que la Reserva Federal tendrá que seguir elevando las tasas de interés para mantener a raya la inflación.


Los productos y los viajes a Europa están siendo más baratos para los estadounidenses debido a el mayor cambio en estas divisas.