A partir de esta semana, Domino comenzará a probar la entrega de pizzas por autos sin conductor en su ciudad natal, Ann Arbor, Michigan.

Las pizzas llegarán en un Ford Fusion equipado con radares y una cámara que se utiliza para pruebas autónomas. Un ingeniero de Ford estará al volante, pero las ventanas delanteras se han apagado para que los clientes no interactúen con el conductor.

En cambio, la gente tendrá que salir de sus hogares y escribir un código de cuatro dígitos en un teclado montado en el coche.

Esto abrirá la ventana trasera y permitirá que los clientes tomen su pedido de un compartimento caliente. El compartimento puede transportar hasta cuatro pizzas y cinco aperitivos.


El experimento ayudará a Domino a entender cómo los clientes interactuarán con un automóvil autodirigido, dice el presidente de la compañía, Russell Weiner.

¿Querrán el coche en su entrada o en la acera? ¿Sabrán cómo usar el teclado? ¿Vendrán afuera si está lloviendo o nevando? ¿Pondrán sus cajas de pizza encima del coche pudiendo ensuciar sus costosas cámaras?

«La mayoría de nuestras preguntas son acerca de los últimos 50 pies de la experiencia de entrega», dijo Weiner.

Domino’s, que entrega 1.000 millones de pizzas en todo el mundo cada año, necesita mantenerse por delante de las tendencias emergentes, dice Weiner.

La prueba durará seis semanas, y las compañías dicen que decidirán después qué hacer a continuación. Domino’s también está probando la entrega de pizzas con drones.

Weiner dijo que la compañía tiene 100.000 conductores en los Estados Unidos. En un mundo sin conductor, dijo, dichos empleados podrían asumir diferentes roles dentro de la compañía.

Los clientes en el área de prueba serán elegidos al azar cuando pidan una pizza, y recibirán una llamada telefónica para confirmar que quieren participar. Si están de acuerdo, obtendrán un mensaje de texto que les permitirá saber cuándo el vehículo está llegando y cómo obtener su comida.

(Con información de CBS4)