A pesar de que su propia casa estaba inundada debido al huracán Harvey, un médico del área de Houston estaba tan decidido a realizar cirugía de emergencia en un niño de 16 años que utilizó los medios necesarios para llegar al hospital, incluso si eso significaba usar una canoa y caminar a través de la inundación.

El doctor Stephen Kimmel, cirujano general de pediatría en el Centro Médico Regional de Clear Lake en Webster, Texas, salió corriendo de su casa el sábado por la mañana cuando recibió una llamada de Jacob Terrazas, quien enfrentaba daños permanentes si la cirugía no se realizaba inmediatamente.

Kimmel dijo que se dirigió en su coche, pero tuvo que dar marcha atrás debido a la inundación. El hospital acudió a los voluntarios del cuerpo de bomberos local para ayudar a Kimmel.

«Fuimos en canoa, luego en la camioneta de un bombero, después en canoa nuevamente», dijo Kimmel en una entrevista concedida a la cadena CNN.


Kimmel finalmente llegó al hospital después de caminar la última milla en la inundación que llegaba a la altura de la cintura.

Jacob, quien admitió que estaba «realmente asustado», y su familia, también enfrentaron un angustiante viaje al hospital, ya que el camión de paramédicos en el que estaba tuvo que detenerse debido a las inundaciones.

Cuando Jacob finalmente llegó al hospital, dijo que ni siquiera se daba cuenta de que Kimmel era su médico porque acababa de llegar allí y no vestía su típico traje de médico.

Jacob dijo que está «agradecido» con Kimmel por haber realizado la cirugía y que está «aliviado del dolor» y se encuentra «mucho mejor».

(Con información de Local 10 News)