disidentecubano-640x420


Scott Hamilton, egundo jefe de la Embajada de Estados Unidos en Cuba, se reunió este domingo con el opositor cubano Guillermo Fariñas en su casa en Santa Clara, fecha en la cual cumple 39 días en huelga de hambre.

En el encuentro, donde sólo estuvo presente Alicia Hernández, madre de Fariñas, y Wendy Castillo, pareja del disidente, el diplomático le pidió que abandonara la huelga de hambre, a lo que el opositor volvió a negarse.

Hamilton, en representación del embajador Jeffrey DeLaurentis, dijo al opositor que han informado al presidente Obama sobre su estado de salud, la cual se encuentra bastante deteriorada luego de casi un mes en huelga de hambre y sed.

En su día 39 de huelga de hambre, y luego de haber sido conducido este sábado al hospital tras perder el conocimiento, Fariñas fue hidratado en el cuerpo de guardia del hospital Arnaldo Milián y luego regresó a su casa.


Fariñas explicó que no fue ingresado porque los médicos no le emitieron orden de ingreso, ya que no son ellos quienes lo determinan, sino un puesto de mando.

El opositor considera que “el gobierno cubano ya dio la orden de dejarlo morir” y precisó que por eso le están haciendo ese «tipo de hospitalización por varias horas», donde lo hidratan y luego le permiten el regreso a casa.