Uno de los minoristas deportivos más grandes del país, Dick’s Sporting Goods, dijo el miércoles por la mañana que estaba terminando de inmediato con la venta de todos los rifles estilo asalto en sus tiendas.

El minorista también dijo que ya no venderá cargadores de gran capacidad y que no venderá ningún arma a ninguna persona menor de 21 años, independientemente de las leyes locales.

El anuncio, realizado dos semanas después del tiroteo en la escuela en Parkland, Florida, que mató a 17 estudiantes y miembros del personal, es una de las posiciones más fuertes adoptadas por las empresas estadounidenses en el debate nacional sobre armas. También tiene un peso simbólico, proveniente de un destacado vendedor de armas nacional.

A fines de la semana pasada, después de ser atacados en las redes sociales por sus vínculos con la Asociación Nacional del Rifle, varias compañías importantes, incluyendo alquiler de autos Hertz, seguro MetLife y Delta Air Lines, terminaron públicamente esas relaciones, emitiendo breves declaraciones cuidadosamente formuladas.