Díaz-Canel se escuda en el embargo ante la crisis económica que vive Cuba, y anuncia más apagones/Imagen tomada de Cubadebate

Nuevamente el designado gobernante cubano Miguel Díaz-Canel se lava las manos, y culpa al embargo estadounidense de la crisis que sufre el país, según la web oficial Presidencia y Gobierno de Cuba, el mandatario se reunió ayer martes 14 de junio, con todos los gobernadores de la Isla, para analizar la difícil situación económica que atraviesa la Mayor de las Antillas.

«Tenemos la convicción de que siempre vamos a vencer, aun en la peor de las situaciones; tenemos capacidad y lo vamos a hacer», sentenció el sustituto de Raúl Castro en el encuentro que tuvo lugar en el Palacio de la Revolución.


Díaz-Canel aprovechó la ocasión para acusar a EEUU por su «política de cerco contra Cuba».

«Podemos asegurar a nuestro pueblo que lo que más hoy nos provoca toda esta situación es el recrudecimiento del bloqueo, que sigue permanente, sigue intocable», aseguró.

El líder comunista advirtió que los apagones se mantendrán en los próximos días, por roturas en las plantas, y a causa del déficit de combustible.

«Es importante la precisión con que nosotros informemos la programación de esos apagones y la velocidad con que seamos capaces de avisar sobre cualquier situación imprevista que se dé, para que las personas tengan capacidad de maniobrar y de reordenar sus vidas», sostuvo.

Según Díaz-Canel, «hay que convocar al pueblo y a los trabajadores para hacer y para encontrar soluciones».


«Las mejores soluciones se encuentran en momentos de crisis, en momentos complejos, cuando hablamos con la gente, cuando los convocamos a que den ideas y cuando damos la posibilidad de que participen. Tenemos que debatir sistemáticamente estos problemas, desde la militancia del Partido hasta la población, usando todos los mecanismos de participación, todas las organizaciones de masas, todas las organizaciones de nuestra sociedad civil», añadió.

En dicha cita, el primer secretario del Partido Comunista (PCC) también abordó de manera somera el tema de la inflación, y la situación de desabastecimiento, excusándose en la crisis a nivel mundial como consecuencia de la pandemia.

De igual modo, Díaz-Canel se refirió a los efectos de las intensas lluvias que azotaron el territorio nacional en las últimas semanas, provocando cuantiosos daños en las viviendas, y anunció que en los próximos días se esperan nuevas precipitaciones para el occidente y centro del país, que pudieran ocasionar inundaciones por la saturación de los suelos.