El «presidente» de Cuba, Miguel Díaz-Canel, aseguró ayer domingo que no va a haber diálogo con Estados Unidos mientras se mantenga la “aberrante actitud” de la administración de Donald Trump hacia la isla.

“Queremos diálogo, pero tiene que ser entre iguales, que se nos respete y no se nos condicione nuestra soberanía y nuestra independencia, porque no aceptamos imposiciones y no estamos dispuestos a hacer concesiones”, dijo Díaz-Canel quien próximamente viajara a Estados Unidos.

«El diálogo se construye entre dos, no se puede aspirar a un dialogo entre desiguales, en tanto haya prepotencia, hegemonismo, presión, y una parte condicione a la otra a que tiene que renunciar a su soberanía e independencia”, insistió.

“Han creado toda una falacia con esos supuestos incidentes. Nosotros no hemos atacado a nadie. Si en un lugar se respetan y protegen los derechos de los extranjeros y en particular los de los diplomáticos es en Cuba”, dijo en relación a las acusaciones sobre los ataques sónicos a diplomáticos estadounidenses.


Las relaciones entre Cuba y Estados Unidos se han enfriado desde los ataques sónicos que han enfermado a 26 diplomáticos cubanos.