El ciudadano Claude Shaw, de 49 años de edad y residente en Miramar, sur de la Florida, fue detenido por estar confabulado con un sistema de estafa que operaba mediante la realización de llamadas a distintas personas para informarles que habían ganado la lotería y que para recibir el premio debían pagar honorarios por adelantado.

Según las autoridades, a las víctimas se les aseguraba que recibirían más de $1 millón y luego les indicaban cómo, cuándo y a quién enviar el dinero anticipado.

El Departamento de Justicia precisó que Shaw se enfrenta a 12 cargos: 10 por fraude de transferencia de dinero, conectado con un sistema fraudulento de lotería organizado desde Jamaica y 2 por cometer ilegalidades con el correo. De ser declarado culpable se condenará a 20 años de privación de libertad por cada cargo.

Las víctimas pagaban a Shaw mediante transferencias electrónicas, que se movían entre los $300 y $2,000. Shaw enviaba una parte a los implicados en Jamaica pero los supuestos ganadores de la lotería nunca recibían su premio.

Chad A. Readler, Fiscal General Auxiliar en funciones, de la División Civil del Departamento de Justicia, manifestó a través de un comunicado que “los esquemas financieros como estos interfieren con la seguridad financiera de los estadounidenses y no serán tolerados”.
Por su parte Antonio Gómez, del Servicio de Inspección Postal de la Florida, señaló: “Los depredadores vinculados al fraude de lotería en Jamaica a menudo tratan de explotar a individuos vulnerables en nuestra sociedad”.


Este proceso avanza gracias al trabajo de colaboración entre la policía federal, el Departamento de Justicia y demás entes del orden público que combaten las redes de lotería fraudulentas de Jamaica.