Carl-Michel Cloutier, canadiense casado con una cubana vivió una experiencia angustiosa después de que fue detenido por distribuir ayuda a los cubanos afectados por Irma según reporto el diario local La Presse.


El canadiense informo a la Embajada de Cuba en Canadá del propósito de su viaje, porque deseaba que su carga humanitaria estuviera exenta de aranceles aduaneros a su llegada a La Habana el 21 de septiembre. El Cónsul de Cuba en Montreal, Mara Bilbao Díaz, no le prometió nada, pero le dio un documento para las autoridades aduaneras, en el que decía que llevaba 15 maletas de 25 kg cada una, que contenía «un cargamento de ropa de segunda mano, juguetes y alimentos enlatados para las víctimas de Huracán Irma en el pueblo de Isabela de Sagua, en la provincia de Villa Clara.

Carl-Michel Cloutier finalmente llegó con 19 bolsas de mercancías para distribuir, pero pudo entrar al país con sólo nueve de ellas, con su suegra y su amigo Patrick Ménard, pagando aranceles de 100 pesos convertibles ($ 125 CDN). Las otras 10 maletas permanecieron en el aeropuerto.

La familia de su esposa vive en la provincia de Villa Clara, no lejos del pueblo de Isabela de Sagua, donde el 70% de los edificios fueron destruidos por el huracán el 9 de septiembre. Para ayudar a las víctimas, recolectaron donaciones en Canadá.

Cloutier pudo distribuir parte de la ayuda, pero, durante un control de carretera, fueron arrestados por agentes de policía y llevados a la comisaría, donde sus teléfonos y cámaras fueron confiscados.


«Un hombre vestido con uniforme militar del Departamento de Inmigración y otro vestido con ropa civil de Seguridad Nacional me interrogó durante más de cuatro horas sobre nuestra visita y las donaciones que hicimos», dice Carl-Michel Cloutier. Me dijeron que es ilegal hacer donaciones humanitarias sin pasar por el gobierno «.

«Me trataron como un criminal», dijo el canadiense sorprendido por el arresto.

Después de 6 horas Cloutier fue liberado.