Agentes de la Patrulla Fronteriza de EE. UU. rescataron el martes por la mañana a siete balseros cubanos que desembarcaron en una isla deshabitada y quedaron varados cerca de los Cayos de la Florida.

Según los funcionarios de la Patrulla Fronteriza, los migrantes, que estaban a bordo de un bote hecho en casa, tocaron tierra en Boca Grande Key, que se encuentra al oeste de Key West.


Las autoridades dijeron que el grupo quedó varado en la isla, pero finalmente fue rescatado.

Ahora están bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza y se espera que sean repatriados a Cuba.

Las autoridades han interceptado más de 3400 cubanos en lo que va de año fiscal.