Foto: David Peinado Romero / Shutterstock.com

Agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) de México, detuvieron a 189 cubanos, que según una nota oficial pudieran haber sido  «víctimas de delitos y violaciones a sus derechos humanos».


El pasado viernes fuerte operativo fue desplegado por agentes de  Chiapas, Baja California, Nuevo León, Ciudad de México y Tabasco, logrando capturar a 1,608 personas de casi 38 países tanto de América Latina, Europa, Asia y África.

«Al realizar las operaciones en la que participaron distintas autoridades federales, estatales y municipales, fueron asegurados y puestos a disposición del Ministerio Público (MP) cuatro vehículos en el estado de Tamaulipas y uno en Tlaxcala», dijo el INM.

De los más de mil migrantes detenidos en situación irregular, 210 son menores de edad, que pusieron bajo tutela del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) ; de esa cifra 158 estaban acompañados de un familiar o tutor, los otros 52 menores de edad viajaban solos.

Cuatro personas fueron acusadas por presuntamente cometer algún delito en Tamaulipas, también se realizó una intervención al ferrocarril en Coahuila y se revisó una casa de seguridad en San Luis Potosí.

Según informe terminan expresando:


«El INM refrenda su compromiso por una migración segura, ordenada y regular, con pleno respeto de los derechos de las personas en condición de tránsito por territorio nacional»

Todas las detenciones incluyendo los 189 cubanos, ocurrieron antes de la llegada del mandatario mexicano AMLO como parte de su gira por países de  Centroamérica y el Caribe, en el que uno de los temas a tratar era la crisis migratoria, en la que destacan los cubanos, que utilizan a México como puente para alcanzar suelo estadounidense.

«Lo que no vamos a permitir, con o sin el problema del Título 42 o lo que Estados Unidos determine, es que México se convierta en un país donde pase quien sea», dijo el canciller mexicano Marcelo Luis Ebrard Casaubón (secretario de Exteriores)  en su encuentro con Anthony J. Blinken, secretario de Estado estadounidense. Agrega además que su país no tiene libre tránsito para los emigrantes.