Dahud Hanid-Ortiz, exprimer teniente del ejército estadounidense, enfrenta una orden de búsqueda y captura que emitió un juzgado de Madrid a la Interpol, por se el asesino del «triple crimen de USera», en el que perdieron la vida brutalmente las cubanas Elisa Consuegra, de 31 años, y Maritza Osorio, de 46.

Según reporta El Español, el crimen tuvo un móvil personal puesto que el militar estaba casado con una médico alemana que mantuvo un affair con el abogado peruano Víctor Joel Salas, en cuyo despacho aparecieron muertas tres personas aunque él era el blanco.

De acuerdo con las investigaciones, Hanid llegó al bufete sobre las 2 p.m. y preguntó por el abogado a las dos cubanas que trabajaban en el lugar. Ellas le comunicaron a su jefe que habían una persona muy nerviosa que preguntaba por él, pero este no se apareció.

Según fuentes oficiales, Hanid fue al baño y sacó un machete con el que degolló a Consuegra y se lo clavó cerca del tórax. Osorio, al percatarse de la situación tomó una palanqueta para defenderse pero el militar era más fuerte que ella y le destrozó la cabeza con la misma palanqueta.


Tras este epidosio, el asesino esperó a que llegara el abogado, pero en su lugar llegó el ecuatoriano John Pepe castillo, un cliente que pagó las consecuencias y fue asesinado con la misma palanqueta tras recibir un golpe en la cabeza que le destrozó el cráneo.

Después del acto, el asesino quemó los cuerpos con gasolina y se fue. Aparentemente huyó hacia Alemania para después ir a Estados Unidos. Actualmente la Interpol lo busca en ese país, aunque no descatra que haya podido refugiarse en Venezuela.