Bebé nace en prisión (Captura de pantalla Local 10)

Una mujer dio a luz sin recibir asistencia médica mientras estaba recluida en una celda de aislamiento en una cárcel del condado de Broward.


El defensor público del condado de Broward, Howard Finkelstein, dijo que estaba indignado después de que el equipo de la sección investigativa «Leave it to Layron» de Local 10 News se pusiera en contacto con su oficina, preguntándole por el presunto incidente.

«Queda por verse cómo esta grave negligencia afectará la ya frágil salud mental de la Sra. Jackson», escribió Finkelstein en una carta al alguacil de Broward, Gregory Tony, que exigía una revisión de las prácticas médicas y de aislamiento en todos los centros de detención.

Jackson, de 34 años, y una madre de tres hijos que ha luchado contra la adicción a las drogas, la falta de vivienda y quien sufre trastorno bipolar y esquizofrenia, fue retenida por cargos de allanamiento y posesión de drogas.

Según el informe de la Oficina del Alguacil de Broward, Jackson comenzó el parto a primera hora de la mañana del 10 de abril, pero en lugar de dar a luz en el hospital, la dejaron sola en su celda.


De acuerdo con la carta de Finkelstein, a las 3:16 a.m., el personal dejó un mensaje para un médico de guardia, pero no fue hasta las 7:22am que hablaron con el médico.

Casi siete horas después de pedir ayuda sin recibir asistencia médica Jackson dio a luz a una bebé. Otras mujeres embarazadas en el centro dijeron que escucharon los gritos de ella durante la noche.

«Escuché a un bebé llorar cuando me acercaba a la celda», dijo un oficial, según el informe del incidente. Jackson «estaba de pie con un bebé en sus brazos. Inmediatamente, ayudé a [Jackson] a envolver al bebé con una toalla».

Una de las enfermeras completó un formulario de registro de atención urgente e informó que «una mujer embarazada tuvo un parto espontáneo y no se observaron lesiones». Los registros médicos indican que su bebé en la fecha establecida, según Finkelstein.

Finkelstein dijo que la salud de Jackson no solo fue ignorada de manera cruel, sino que también se puso en riesgo la vida de su recién nacido.

«Lo que le pasó a la Sra. Jackson es indignante e inhumano», escribió Finkelstein.

La niña fue entregada a su abuela materna, quien tenía entendido que la pequeña había nacido en el hospital, ya que nunca se le informó de lo sucedido.