Una trabajadora de Burger King perdió su trabajo luego de una perturbación racista contra dos clientes que fue captada en video.

El video del teléfono celular que se tomó desde el interior de un automóvil muestra a la empleada negra que se dirige despectivamente a dos clientes que aparentemente están pidiendo un reembolso por un problema de higiene derivado de que una empleada tocó su comida después de que ella tocara su teléfono celular.

Una portavoz de Burger King le dijo al Miami Herald el lunes que el enfrentamiento ocurrió el 3 de octubre en la calle 163 en North Miami Beach.

«Las acciones de este miembro del equipo no reflejan los valores de la marca Burger King», dijo una portavoz de la cadena de comida rápida al Miami Herald. «Tenemos una política de tolerancia cero para este tipo de comportamiento, y el individuo ya no está con la compañía».


Una empleada de Burger King llamó “blanco de mierda” a un hispano que estaba reclamando que le hicieran una devolución en la cuenta.

La empleada repitió el insulto a pesar de que la pareja le aclaró que eran hispanos.

El intercambio siguió acalorado y la mujer que venía en el auto menosprecio a la empleada por trabajar en Burger King.

Otra empleada que se encontraba en la ventanilla intervino y accedió a darle la devolución que reclamaban los clientes porque la administradora del lugar estaba tocando la comida con la misma mano que manipulaba su teléfono celular.