Desde hace más de 20 años una familia de La Habana vive entre escombros y con el miedo continuo a que los restos de techo les sepulten de forma definitiva.

Los problemas de esta familia siguen si tener solución por parte del Gobierno de Cuba.