Malecón habanero- Foto de archivo

Una cubana residente en la ciudad de Tampa dedicó unas emotivas palabras a su padre quien vive en Cuba y a quien no ve hace mucho tiempo.


Carmen Pino es como se identifica en las redes esta cubana que con frecuencia denuncia en diversos grupos los abusos del régimen de la isla.

A continuación reproducimos de manera íntegra el emotivo mensaje dirigido a su papá:

Padre, tengo resumido 20 minutos de mi vida de lunes a viernes detrás de una ventana, observando el impecable paisaje de Tampa, una ciudad que no es mía pero que me acepta como soy .

Desde aquí respiro y vivo, y también veo el mar ese es el motivo y la alegría de que exista esta ventana , estoy tan obligada a perderme todas las mañanas cuando veo el mar


Padre, no hay puntos medios entre el infinito y mis ojos, estoy perdida en una corta he inalcanzable maldita distancia de 90 millas.

Yo varada a un extremo, tú esperándome como un novio eterno al otro, yo queriendo nadar porque aún conservo el arte y tiburones franqueados en el estrecho de la Florida impidiendo lo que nos hará bien está en un punto del mal. Lo entiendes Mena, yo lo sé !!!!!

Viejo, estoy aprendiendo a manejar la tristeza, hasta le hago bromas y muchas veces le canto. Pero a veces la maldita me gana.

Con Dios casi no hablo, le pregunté por qué y su respuesta fue certera, el hierro se funde con el hierro, y le sonreí porque Dios tiene siempre la razón. Ya dejo que me lleve y me traiga, es más sabio que yo.

Viejo, hay tantas lejanías y añoranzas habitándome y créeme que intento escapar de mis catástrofes, pero estas alas me regresan a mí misma, irremediablemente soy mi caos, ya a mi edad no hay retrocesos .

Tengo unas malditas ganas de abrazarte hoy, se me rompe el alma, pero aún no hay lágrimas, me gana la impotencia, necesito curarme papi, no es buena mi resistencia. Te extraño.