Desde hoy Western Union no operará más en Cuba debido a las sanciones de Estados Unidos que entran en vigor el próximo 27 de noviembre.


La sanción de la Administración Trump, emitida el 27 de octubre, prohíbe el envío de remesas a través de compañías controladas por militares cubanos. Ello incluye a Fincimex, una empresa financiera cubana que actúa como contraparte de Western Union. La medida establecía un periodo de 30 días para entrar en vigor.

Las remesas dejan al gobierno de Cuba miles de millones de dólares anuales según expertos que solo cuentan las enviadas por las vías oficiales como la Western Union.

El gobierno de Cuba ha asegurado que no tiene manera de sustituir a los militares que controlan las remesas en el plazo dado por Estados Unidos.