El gobernador del estado de la Florida, Ron DeSantis, informó esta tarde que firmaba una orden ejecutiva que daría prioridad a las personas mayores de 65 años para recibir la vacuna del Covid-19.

Ese proceso de vacunación de las personas mayores podría comenzar el lunes, dijo DeSantis durante una conferencia de prensa este miércoles en el Ascension Sacred Heart Hospital en Pensacola.


La orden de DeSantis va en contra de las recomendaciones iniciales de un panel asesor federal que sugirió que los trabajadores esenciales se vacunen junto con las personas de 75 años o más.

Sin embargo para el gobernador el enfoque sigue siendo la población anciana vulnerable.

Más de 4 millones en Florida tienen más de 65 años, mucho más que los cientos de miles de dosis disponibles actualmente. DeSantis señaló que el estado aún no tiene dosis suficientes para que todas las personas mayores se vacunen, por lo que las personas no deben apresurarse todavía a acudir a sus proveedores de atención médica locales.

«No se apresure a ir al hospital local o al departamento de salud del condado en este momento. Va a tener la oportunidad de registrarse, creo, en muy poco tiempo. Tenga paciencia con nosotros ”, señaló DeSantis.


“El problema es que las personas que tienen 73, 74 estarían al final de la fila en comparación con un joven trabajador de 21 años que se considera ‘esencial’. Eso no tiene sentido”, dijo DeSantis refiriéndose a los parámetros de prioridad establecidos por los CDC.

La orden ejecutiva dice:

“Durante esta primera fase de la administración de la vacuna, todos los proveedores que administran cualquier vacuna COVID-19 solo deben vacunar a las siguientes poblaciones: Residentes y personal del centro de atención a largo plazo; Personas de 65 años o más; y personal de salud con contacto directo con el paciente «.

Se hace una excepción para que los hospitales vacunen a otras personas que consideren «extremadamente vulnerables al COVID-19».