“Hoy enviamos un mensaje en una sola voz a las fuerzas de la muerte y la destrucción: Estados Unidos y sus aliados los van derrotar. (…) Derrotaremos el terrorismo islámico radical y no permitiremos que eche raíces en nuestro país”, afirmó Donald Trump.


Trump continuó diciendo que Estados Unidos enfrenta “un enemigo que celebra la muerte y venera la destrucción”.

Para el inquilino de la Casa Blanca, el grupo radical Estado Islámico “está en una campaña de genocidio, cometiendo atrocidades en todo el mundo. Terroristas islámicos radicales están determinados a atacar a nuestro país”.

“Ningún enemigo tiene chances contra nuestras fuerzas. Ni siquiera un chance. Y continuará siendo de esa forma”. Aseveró el presidente.

Trump hizo estas manifestaciones en la base aérea MacDill, en el estado de Florida, sede del comando militar estadounidense para Medio Oriente (Centcom) y de las fuerzas especiales estadounidenses.