Los depredadores sexuales que fueron recientemente desalojados de Hialeah buscaron otro espacio y montaron otro campamento en la ciudad.

El nuevo campamento esta muy cerca del lugar de donde fueron expulsados hace solo unos días.

Las carpas están ahora debajo de un puente que divide a Hialeah de Miami lo que ha provocado preocupación en la comunidad.

A pesar del rechazo de la comunidad los ex convictos de delitos sexuales no están violando la ley porque no están cerca de ninguna escuela.