El número uno, el tenista serbio Novak Djokovic este domingo fue deportado al perder la apelación en el Tribunal Federal de Australia tras reclamar la revocación de su visa, por lo que no podrá participar en el Grand Slam de este año y dejará de medirse con otros dos grandes tenistas como Rafa Nadal y Roger Federer para discutir el primer lugar en dicho evento.


Tres de los jueces en el tribunal antes mencionado fallaron a favor de la resolución del ministro de Inmigración australiano, Alex Hawke de cancelar la visa al número uno del tenis masculino bajo el argumento de que su presencia en el país, por el hecho de no estar vacunado contra la COVID-19, podría “fortalecer el sentimiento antivacunas” y “conducir a un aumento de disturbios civiles”.

De acuerdo al planteamiento del Tenista Djokovic, manifiesta que tenía una exención médica para la vacunación en este momento por haber sido positivo a la COVID-19 en diciembre, lo que imposible no pudo probar ante la justicia australiana.

El 10 de enero un juez dio la orden de que Djokovic fuera puesto en libertad después de 4 días detenido  y le permitieran participar en el torneo en el que se ha mantenido invicto en los últimos 9 campeonatos.

Sin embargo este viernes el ministro de Inmigración Alex Hawke hizo uso discrecional de los poderes que se le confieren, reordenando la cancelación de la visa del astro del tenis.

Expresa el tenista que la decisión del Tribunal lo ha dejado “extremadamente decepcionado”, no obstante respetaría la decisión, deseando lo mejor para el torneo.


Srdjan Djokovic, padre del tenista dijo al respecto:

“El atentado fallido contra el mejor deportista del mundo, con 50 balazos a Novak en el pecho”

El periodista deportivo Fernando Palomo de la cadena ESPN dijo en Twitter:

“Buscó hacer uso de su posición para pasar por encima del sistema. Este, el sistema, lo uso como un mensaje político. Todo un fiasco”