Vecinos en un vecindario de Marianao en La Habana se lanzaron a las calles a denunciar la presunta violación de dos jóvenes adolescentes menores de edad a manos de dos oficiales de la policía el pasado jueves.


Así lo denunció sin pelos en la lengua la madre de una de las menores al sitio digital de noticias Cubanet. La niña también dio su testimonio entre sollozos.

“Íbamos para Pogolotti a un mandado de mi mamá, para recoger unas cosas que mi padrastro le iba a mandar a mi hermano. Cuando íbamos bajando por la plaza, viene subiendo la patrulla y nos piden carnet. Nosotros le dijimos que éramos menores de edad y que no teníamos carnet. Entonces ellos nos dicen: ‘bueno ustedes van presas con 3000 pesos de multa, y cuando lleguen a la unidad ustedes llaman a sus madres’”, relató A.C.P, una de las víctimas.

Sin embargo las niñas no fueron conducidas a la estación. Luego de montarlas a la patrulla, las llevaron a un área boscosa donde un oficial violó a una de ellas dentro de la patrulla según relató la otra jovencita a quien el otro oficial besaba a la fuerza.

Esa niña fue después conducida a la patrulla, en donde el oficial le abrió las piernas y se masturbó sobre ella luego que la niña le dijera que era virgen mientras lloraba asustada.


Finalmente, las menores fueron abandonadas en las cercanías del estadio del Palmar, en el propio municipio Marianao.

“El guardia le dio el número de teléfono a mi amiguita y el otro me dijo que lo disculpara por lo que había pasado.”

Ambos hombres estaban bebiendo y olían a alcohol dijo la joven que hizo la denuncia.

La madre de esta joven, al saber sobre lo sucedido, fue a poner una denuncia a la policía. «(…) dijeron que nos iban a llamar por teléfono a ver como proseguía esto, porque ellos dos eran oficiales de la policía”, sentenció la mujer.

Decenas de vecinos repudiaron el hecho, y esperan obtener respuestas y sobre todo que se haga justicia.

«La policía violando menores de edad. ¿Que cosa es eso?», denunció una mujer ante las cámaras. «Que salga hasta en la ONU», añadió sobre el perturbador incidente.

El hecho ocurre en momentos en que el régimen ha resaltado el papel fundamental que desempeña la policía en aras de hacer cumplir las medidas de prevención para contrarrestar la propagación de la pandemia en Cuba.