La Asociación Cuban Prisoners Defenders y la ONG Unión Patriótica de Cuba han denunciado a Díaz-Canel y a Raul Castro ante la Corte Penal Internacional por abusos a que han sido sometidos miles de trabajadores forzados, en su mayoría, a participar en las conocidas como Misiones de Internacionalización reportó el diario ABC.es.


En el documento remitido a la corte se advierte que aunque Cuba no pertenece a la Corte Penal Internacional los países donde se están cometiendo los crímenes si son miembros.

«Ha tomado casi un año de trabajo de documentación en donde empezamos con una perspectiva global de crímenes de lesa humanidad y entendimos en un momento determinado que Cuba tenía una vulnerabilidad en su accionar al exportar su esclavitud a terceros países que tenían convenios y tratados que protegen los derechos de todos los habitantes en ellos incluidos los cubanos. Fue entonces cuando nos centramos en las misiones y en los trabajos en el exterior de Cuba y descubrimos que ejercita las mismas violaciones de Derechos Humanos sobre los trabajadores que ejercitan dentro de la isla. Nos dimos cuenta que teníamos jurisdicción y competencia en numerosos foros y que el gobierno era por fin vulnerable ante la verdad jurídica» dijo Javier Larrondo presidente de Cuban Prisoners Defender a ABC.es.

Según la denuncia entre 50.000 y 100.000 trabajadores civiles (médicos, profesores, ingenieros, deportistas…)  trabajan por un periodo de tres años en diferentes países en condiciones de esclavitud.

Los trabajadores se quedan con el 10% y el 25% del salario acordado entre el régimen cubano y el país en el que prestan servicio, reembolsando el régimen cubano entre el 75% y 90% restante.


La denuncia fue enviada también al Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas, además de a la Comisión Inter-Americana de los Derechos Humanos.