Los demócratas ganarán la mayoría en la Cámara de Representantes mientras que los Republicanos mantendrán el control del Senado según han proyectado varias agencias de prensa.

Varios candidatos demócratas han logrado arrebatar puestos a los republicanos que controlaban la mayoría.

Los republicanos mantendrán el control del senado y se espera que incluso puedan ampliar su mayoría.

Con la división en ambas cámaras podrá funcionar el balance de poderes y ambos partidos tendrán que buscar un compromiso si quieren sacar adelante sus agendas políticas.