Congreso de Estados Unidos. Foto: ungvar / Shutterstock.com

El Partido Demócrata tomará el control del Congreso por primera vez en una década, luego de que los demócratas, el reverendo Raphael Warnock y Jon Ossoff, ganaran la segunda vuelta del Senado en Georgia.


Georgia le da al presidente electo Joe Biden el poder de impulsar las nominaciones al gabinete sin el apoyo republicano e impulsar su agenda en un ambiente más favorable con control de ambas cámaras del Congreso y el poder legislativo.

El Senado ahora estará dividido 50-50, pero la vicepresidenta electa Kamala Harris podrá emitir votos de desempate, poniendo a los demócratas a cargo de la agenda legislativa, las presidencias de las comisiones y la confirmación del Congreso y los poderes de investigación.

Biden y los líderes demócratas del Senado están de acuerdo en que su máxima prioridad será una nueva ronda de alivio de Covid-19, especialmente después de que el presidente electo prometió a los votantes de Georgia esta semana que los cheques de estímulo de $ 2,000 «saldrían por la puerta inmediatamente» si los demócratas ganaban el Senado.

La cámara dividida colocará a Harris en una posición inusual, ya que se espera que asuma un papel más activo como presidenta del Senado, que suele ser un papel principalmente ceremonial.