disidentes-cuba-aeropuerto


Las aerolíneas estadounidenses han encontrado numerosos retos ahora que se preparan para reanudar los vuelos regulares a Cuba luego de casi 60 años. Estos problemas tienen que resolverse en 3 meses, informa AP.

Uno de estos retos es cobrar las tarifas por el equipaje en un país donde la mayoría de las tarjetas de crédito estadounidenses no funcionan. Las soluciones tienen que llegar rápido, pues las aerolíneas deben comenzar sus vuelos no más de tres meses después de que el Gobierno estadounidense les aprobó las rutas.

La Associated Press tuvo acceso exclusivo a las negociaciones, participando en los encuentros que ejecutivos de American Airlines tuvieron con funcionarios cubanos en la Isla.

«Tenemos un buen plan», dijo Beltrán, ejecutivo de larga trayectoria en American que supervisa el ingreso de la aerolínea al mercado cubano. «En medio de tantos desafíos, hemos encontrado soluciones».


Algo que pudieron resolver fue el escáner de equipaje. Si bien algunos teléfonos celulares funcionan en Cuba, la tarjeta SIM estadounidense del escáner no se conecta. La aerolínea solucionó el asunto adquiriendo tarjetas SIM de otras naciones.

Otro problema, es que la terminal usada actualmente para los vuelos de la Isla a Estados Unidos es muy diminuta y no tiene capacidad suficiente para recibir el equipaje. Los trabajadores son empleados estatales y las empresas estadounidenses se preguntan si son gente que puede llegar a rendir lo que se espera de ellos mediante capacitación en el uso de sus programas de computadora y cursos sobre su forma de hacer las cosas.

Las aerolíneas buscas soluciones disponibles, pues con los vuelos chárter alquilados por otros, las aerolíneas no deben preocuparse de vender pasajes, lidiar con cambios y otros asuntos logísticos. Pero todo eso pasa a ser responsabilidad de la aerolínea al comenzar a operar servicios regulares.

Las aerolíneas quieren ofrecer los mismos servicios que suministran en los Estados Unidos, pero tienen un límite de 90 días y «muchas presiones», dijeron funcionarios de Southwest Airlines.