La familia del español José Carlos Díaz Fernández, fallecido en un accidente de tránsito mientras vacacionaba en Cuba, lleva tramitando la repatriación del cuerpo desde hace más de diez días, lo que han calificado de “odisea burocrática”, recoge el diario La Voz de Galicia.


Según la publicación, el gallego de 47 años y original de Lugo falleció en un accidente de tráfico el 8 de marzo y, a pesar de que contaba con seguro de viajes y seguro de decesos, sus familiares más cercanos no han podido concretar el regreso de su cuerpo a España.

“Primero hablamos con la embajada de España en Cuba, y ahí nos remitieron al consulado, donde nos preguntan si tenía seguro”, relata Mónica Castelao, cuñada de Díaz Fernández.

“Confirmado que sí tenía seguro de viajes e incluso de decesos, toca entonces encontrarse con lo mejor y lo peor del ser humano: Cuando corres de terminal en terminal del aeropuerto del Prat, y te topas con la empatía extrema y solidaridad del personal de Iberia y Air France frente al casi desprecio y chulería del de Ryanair y Easyjet. Y te preguntas si también serán low cost en cuanto a sentimientos”, lamenta Castelao en su blog Galicious.es.

La española expresó que “para el consulado no eres más que un caso más que tratar, un cuerpo más que trasladar. Y que a los responsables les da igual que del otro lado del charco espere una madre devastada y una familia y amigos rotos de dolor. Lo mismo pasa con los seguros (aunque los tengas todos contratados como este caso: Fiatc, Ocaso, Visa)”


“Por no hablar de Asistur (¿Asistencia al turista en Cuba? Menuda asistencia), que es quien centraliza todo”, dijo Castelao de la empresa estatal cubana Asistur S.A, aunque no detalló su experiencia con la misma.

“El caso es que ya van once días”. Y “no sabemos cuándo llegará, no nos dicen nada (…) de verdad que es una impotencia total la que sentimos”, acotó.