“Hemos caído en manos de un estafador. Es una gran pesadilla lo que estamos viviendo”, aseguró Mónica Reyes, miembro de la familia cubana que se encuentra hace más de un año estancada en Armenia.

Mónica, de 31 años, se encuentra inmovilizada en dicho país hace más de un año, a su esposo Yoel Rodríguez, de 36, y sus hijos Karlita, de 6 años, y Kevin, de 10. Junto a ellos están también su madre y el esposo de ésta, Elizabeth Calero y Luis Miguel Cabrera.

“Nos dijeron que íbamos a estar nada más 21 días, nos entregarían los documentos y viajaríamos. Ya estamos ilegales. Imagínese, tanto tiempo aquí en la espera”, señaló Calero.
“Uno de ellos, Yasser Bencomo, nos dijo que si los denunciábamos nos daba donde más nos dolía, que nos secuestraba al niño”, según afirmó Calero.

A pesar de todo hicieron la denuncia a las autoridades. “Ni siquiera nos dieron un acta de la denuncia”, dijo Calero.


El menor Kevin con terror al salir del colegio vió a Bencomo “en un Audi negro fumándose un tabaco. El niño se escondió aterrorizado y más nunca fue a la escuela”, señalo Calero.

“Estamos encerrados sin salir de la casa por temor a que nos encuentre. Tememos por nuestras vidas y principalmente por la de los niños”, dijo Calero. “Aquí las temperaturas son bajo cero y no tenemos ni calefacción ni alimentos”.

“No sabemos si podremos resistir mucho más. La verdad es muy triste lo que nos tocó vivir, y más a nuestros inocentes niños, por ofrecerles un futuro con libertad”, señaló.