El dramaturgo cubano Yunior García Aguilera y su esposa, la productora Dayana Prieto, esta semana llegaron a España y en entrevista con medios internacionales dijeron que llegaron con solo $250 dólares americanos.


Cubanos del exilio y emigrantes que residen en diferentes países tomaron la iniciativa de recaudar fondos para apoyar al dramaturgo y a su esposa. La iniciativa fue difundida a través de las redes sociales por la actriz, editora y activista Massiel Rubio, conjuntamente con la periodista independiente Mónica Baro y la investigadora Mabel Cuesta, aclarando que Yunior y su pareja no habían solicitado ayuda, pero en la situación en que se encuentran como emigrantes y perseguidos políticos la necesitaban dijeron las personas que difundieron la iniciativa.

 Yunior García en conferencia de prensa este jueves pasado, habló sobre la situación que estaba presentando debido a su viaje repentino, se podían quedar en Madrid por dos semanas y no sabían a partir de ahí que iban a hacer después.

Hasta ahora han recaudado un equivalente a 5410 euros desde los Estados Unidos, también desde España se han realizado otras donaciones que le garantizan: «Un par de meses de renta, unos cuatro viajes al supermercado y dos abrigos decentes», dijo la investigadora Mabel Cuesta desde Facebook.

La iniciativa de los cubanos en el exterior ha creado opiniones encontradas, muchos son del criterio que lo recaudado se utilice para los presos políticos en Cuba, mientras que otros consideran que se debe entregar a Yunior García con su esposa.

Cubalex y el grupo Justicia 11J son organizaciones que promueven la recaudación de fondos para apoyar la causa de la liberación de los presos políticos cubanos y a sus familias.


Con el fin de recaudar fondos y apoyar a Cubalex en su labor, la plataforma 23yflager realizó una actividad donde se recaudaron más de 1000 dólares en poco tiempo que le fue entregada a dicha organización.

También Justicia 11J cuenta con un espacio de convocatoria que destina para cubrir gastos de los presos cubanos en los que prevén incluso la transportación de los familiares a los centros de reclusión:

«La afectación de las economías familiares a causa de las detenciones ha sido severa. A eso se suma la situación de precariedad de muchas familias, por años. Podemos dar fe de las grandes dificultad de muchas familias hoy para acceder a servicios (y productos) de máxima urgencia».