El 2016 para los habitantes de la isla dejó mucho que desear.

Nada de lo sucedido en el año viejo en Cuba significó mejora alguna para el pueblo.

La visita a Cuba de Barack Obama y la muerte de Fidel Castro, son los hechos más interesantes que pasaron en Cuba en 2016. Pero la distención entre Cuba y EE.UU y el fallecimiento de Castro, han tenido poca trascendencia y no han influido en nada para mejorar la situación que viven los cubanos.

En 2016 las esperanzas y espectativas de los cubanos se concentraron en la restauración de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, pero esto no impidió, la represión de que fueron objeto los opositores que participaron en “Todos Marchamos”, en el momento que tomaba tierra en La Habana el avión del presidente de Estados Unidos