Según reportan varios medios de Panamá, los cubanos varados en ese país no confían en el nuevo plan del gobierno de trasladarlos al albergue de Los Planes, en la provincia de Chiquirí.

Esta noticia, dada por el del diácono Víctor Berrío, provocó que cientos de cubanos abandonaran los lugares en los que se encontraban para irse sin un rumbo fijo, a pesar de que la mayoría de sus pasaportes están retenidos por las autoridades, señala Martí Noticias.

Las autoridades ecleseásticas aseguraron que el nuevo albergue cuenta con camas para cada uno de ellos, les ofrecerán tres comidas al día y la posibilidad de comunicarse con sus familiares, lo que mejora considerablemente el nivel de vida que tienen en el albergue improvisado en el que se encuentran.