Los residentes del condominio Los Portales, al lado de la Funeraria Memorial San José en el este de Hialeah, continúan protestando para conseguir que quiten un contenedor refrigerado que reclaman está lleno de cadáveres.


Los vecinos entienden que es propiedad privada, pero piden respeto no solo para ellos, sino también para los familiares de esas personas cuyos cuerpos descansan en el estacionamiento del centro fúnebre.

El olor a cadáver es insoportable, reclaman. Aunque la funeraria movió el contenedor de lugar tras las quejas, aún cuando abren la puerta la fetidez inunda sus cocinas. También denuncian que del mismo se desprende un fuerte olor a químicos.

«Aquí es donde está el contenedor del dinero, aquí el contenedor del dinero», gritaban alguno de los presentes durante la protesta.

El alcalde Carlos Hernández ha recalcado que la funeraria Memorial San José no ha incumplido ninguna ley o norma de salubridad.


Hernández se refiere a la ordenanza de la ciudad de Hialeah, artículo 6, sección 18-304, la cual afirma que ninguna propiedad privada puede colocar un almacén que queda a la vista del público.

Los vecinos aseguran que no cesarán en sus esfuerzos para que quiten el contenedor del patio adyacente al suyo.