Un cubanoamericano, Robert M. Glen, presentó una demanda contra Expedia y su subsidiaria Hotels.com esta semana, alegando que las compañías se beneficiaron de la propiedad confiscada a su familia por el régimen de Castro después de la revolución a fines de la década de 1950.


En la actualidad, cuatro complejos frente al mar en el popular destino de Varadero, con un total de más de 1,400 habitaciones, se encuentran en esas propiedades, y Glen afirma que es el legítimo propietario de dos de ellos reportó GeekWire.

«Al facilitar las reservas en estos hoteles, los Demandados se involucran en actividades comerciales que usan o de otra manera se benefician de la propiedad confiscada de Glen» dice la demanda.

«Los acusados también participan y se benefician del tráfico cometido por los propios hoteles.» continúa la demanda.

En la demanda, Glen es descrito como un «ciudadano estadounidense naturalizado» cuya familia huyó de Cuba después de la revolución.


La propiedad de las propiedades se remonta a generaciones del bisabuelo de Glen, Sergio de la Vega, que vivía en Cárdenas, al otro lado de una bahía de la península de Hicacos, donde se encuentra Varadero.