Un cubano hizo una travesía de más de 5000 millas por el océano para reecontrarse con su familia en el sur de la Florida.

Esta es la historia del cubano David Berenguer, quien se aventuró a cruzar el océano Atlántico en un velero en compañía de su esposa Lara, de nacionalidad española.


“Todas las personas que conocía me decían que era una locura, que el barco no estaba preparado y que yo no estaba preparado” confesó a Telemundo51 Berenguer.

La travesía que le tomó 9 meses porque las condiciones del barco no eran las ideales, reconoce fue dura. “La naturaleza es dura, es la ley del más fuerte. Es el tiempo, es interpretar el tiempo, el navegar del barco”.

“Yo salí y empezaron a pesar cosas. Perdimos la comunicación con el mástil y ya no pudimos hablar más con tierra. Es un problema porque si te estás hundiendo no puedes pedir auxilio”, contó Berenguer.

La pareja iba parando en varios puertos para hacer reparaciones necesarias a la embarcación. También para ganar algo de dinero y poder continuar su viaje.


A pesar de las dificultades Berenguer asegura que nunca sintieron miedo. “Lo que te tiene que atar es el amor, en todo lo que tú quieras hacer siempre”.

Su madre falleció en Cuba, pero en Estados Unidos Berenguer tiene una hermana gemela y una tía. El joven cubano añoraba el reencuentro con sus seres queridos.

La pareja, que actualmente vive en el velero, recibió una visa de turismo que le permite permanecer en territorio estadounidense por 6 meses; aunque Berenguer confiesa que les gustaría quedarse más tiempo, pero de no ser posible la pareja tiene un plan B.

“Si no me dejan y como no puedo estar en Cuba con mi barco, me iría de puerto en puerto, porque es mi derecho. Mi derecho a vivir”.