El pasado viernes un hombre de origen cubano y con un largo historial delictivo termino muerto a tiros a mano de la policia de Miami despues de horas de persecucion e intentos de que se entregara a las autoridades.


El hombre fue identificado como, Ernesto Padrón, de 52 años, y estaba siendo buscado por el FBI después de violar su libertad condicional.

La persecución policíaca comenzó a alrededor de las 6:30 a.m. el viernes, cuando agentes del FBI y de la policía de Miami-Dade llegaron a la casa de Padrón en el norte del condado para entregarle la orden relacionada con un robo que tuvo lugar el 29 de septiembre en un banco WellsFargo ubicado en Sunset Drive, dijo Justin Fleck, asistente del agente especial del FBI a cargo del caso.

Tras otra persecución policial, Padrón dejó el segundo auto que robó debajo del puente de la avenida 27 y saltó al río Miami. La policía de Miami-Dade y de Miami lo rodeó con ayuda de botes cerca de un muro de concreto y trató de convencerlo de que se rindiera, dijo Carlos Rosario, portavoz de la policía del Condado Miami-Dade.

Padrón tenía amplios antecedentes penales, y ha cumplido cinco diferentes condenas en cárceles de la Florida por diversos delitos. Hace poco, Padrón fue arrestado en el Condado Broward por acusaciones de haber robado herramientas cuyo valor asciende a $1,217 de una tienda Home Depot de Davie. En el episodio, le apuntó con un arma a un guardia de seguridad del establecimiento.