Imagen de archivo

Un cubano detenido en la Habana Vieja el pasado mes de abril murió una semana después de recibir una brutal golpiza a manos de agentes de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR).

El matancero Ivan Michel Ponce de León, de 45 años de edad, es la víctima más reciente del abuso policial en Cuba contra los ciudadanos. Ponce de León fue arrestado en la Habana Vieja el 19 de abril recibiendo una brutal golpiza mientras se encontraba detenido en las instalaciones de la unidad territorial de la PNR conocida como «Punto 30», informó el diario ABC.


Las lesiones de Ponce de León lo llevaron a ingresar en cuidados intensivos en el Hospital Calixto García donde falleció el 27 de abril.

Los doctores en el Calixto confirmaron a los familiares que las lesiones que causaron la muerte de Ponce de León se debieron a «un golpe con objeto contundente»; yendo en contradicción con las declaraciones de la fuerza policial que alegaron «una caída accidental en los baños del calabozo».

En el momento del arresto de Ponce de León había otra persona también arrestada que fue puesta en libertad el 19 de abril.

Esta persona es el único testigo de lo sucedido dentro de la estación. Al ser liberado el 19 de abril habló sobre la agresión física contra Ponce de León. Sin embargo, una semana después tras el fallecimiento de Ponce de León lo volvieron a arrestar y desde entonces el individuo ha cambiado la historia.


«Las declaraciones del testigo ahora son contrarias a las que dijo en un inicio ante el instructor del caso, cuando fue liberado el 19 de abril», dijo un amigo de Ponce de León.

Los familiares están intentando que se haga justicia, pero viven lejos de La Habana y no cuentan con la posibilidad de saber cómo realmente sucedieron los hechos que llevaron a su trágica muerte.