Alcalde de Miami Francis Suárez. Foto: Twitter

Un cubano en Miami decidió escribir una carta abierta al alcalde Francis Suárez para que no siga adelante con la idea de cancelar el intercambio cultural.


Oscar Peña, director del Comité Cubano Pro Derechos Humanos, a salido en defensa del intercambio cultural.

Aquí les dejamos la carta abierta escrita por Oscar Peña.

CARTA ABIERTA A FRANCIS X. SUÁREZ ALCALDE DE MIAMI

Honorable y querido alcalde de Miami:


Es un tremendo placer -más que un deber- dirigirme a usted porque Francis X. Suárez alcalde de Miami simboliza el orgullo cubano, el hijo de Miami de puras raíces cubanas que lleva el timón «de una de las más importantes provincias» cubanas fuera de la isla. Y el hijo de Xavier Suárez otro ilustre cubano que también honró al cubano al dirigir en tiempos pasados la ciudad con pundonor y dignidad.

¿Por que esta Carta Abierta a usted y a los comisionados que lo rodean en el quehacer de la ciudad?

Porque necesitamos que la ciudad de Miami siga siendo ejemplo, siga siendo el referente de libertad y democracia que es. La luz del camino. Sin embargo, hemos conocido que un grupo de cubanos -que tiene la mala costumbre de hablar en nombre de todos- erradamente lo están presionando y solicitando a usted y a los comisionados para que pongan intransigente y cerrada a la ciudad de Miami, cuando la ciudad debe ser la diferencia, la escuela para los cubanos de la isla de lo que no hay que hacer. Prohibir es una palabra fea que ya han conocido los cubanos por 60 años.

Le ruego en nombre de los derechos humanos, en nombre de la democracia y la libertad que no sean usted y los comisionados de Miami los que le cierren las puertas a la ciudad a otros artistas, intelectuales, etc, por el lugar donde viven o por su forma de pensar. No imitemos nunca a Fidel Castro.

Fidel Castro, con sus intransigencias, hizo un daño incalculable a los cubanos en todos los campos. En el social nos dividió y nos trato de inculcar el odio entre cubanos. Afortunadamente Cuba está saliendo salvada de esa transmisión de veneno. El abrazo que se han venido dando en Miami los visitantes de allá y los de aquí es un sello de garantía para el presente y el futuro. El reto para las dos partes del pueblo es no retroceder en ese camino, sabiendo saltar las trampas políticas que hacen las autoridades de la Habana y algunos de aquí con su fidelito por dentro.

Ha sido el régimen cubano el abanderado en la descalificación de los artistas por su forma de pensar, por sus acciones privadas, o por el país que representan. ¿Cuántos jóvenes cubanos fueron acusados de diversionismo ideológico y encerrados por solo llevar debajo del brazo un disco de los Beatles. ¿Cuantos no pudieron oír al cantante José Feliciano vetado en Cuba por cantar en una fiesta del ex-presidente Nixon. Después vetado Julio Iglesias por que canto en un lugar que estaba Pinochet; la canción Aleluya de Roberto Carlos prohibida por su significado religioso.

Los cantantes cubanos exiliados Celia Cruz, Olga Guillot, Nico Membiela, Miriam Balmori, Olga y Tony, Rolando Laserie, Luis Garcia, Luisa Maria Guell, Guillermo Alvarez Guedes no pudieron oírse en Cuba. Después la Habana agregó en la lista negra a Gloria y Emilio Estefan, a Lissette y Willy Chirino, a Israel Kantor, a Maggie Carles y muchos mas.

Reflexione querido alcalde Francis Suárez. ¿Vamos también en el exilio a descalificar? ¿Vamos a parecernos a la Habana?
¿Vamos a ser un clon de ellos?

Tenemos una alta responsabilidad todos los cubanos de Miami: somos la vidriera que vende futuro para Cuba.

Sinceramente no puedo entender la actitud de algunos con las visitas de los músicos y artistas de Cuba. Supongo que los aturde la peligrosa pasión y el fanatismo; algo que la Habana ve con buenos ojos porque ello ensucia el crédito político de la ciudad y deja al pueblo sin opciones.

En Cuba tienen muchas expectativas con los cambios y están llenos de ilusiones y sueños con sus hermanos del exilio. Es un absurdo que el propio Miami Cubano vaya a matar ese sentimiento. Es un crimen destruir esa magia.

En Miami debe estar prohibido prohibir.

Espero estas líneas no caigan en oídos sordos. Ruego a todos los lectores hagan llegar al alcalde Francis Suárez por sus vías y a los comisionados de la ciudad esta Carta Abierta. Gracias a todos.

Lic. Oscar Peña
Director
Comité Cubano Pro Derechos Humanos