Tras una larga travesía por varios países Orlando Ezequiel Marquez Montes de Oca fue deportado de México a Cuba en donde ahora vive sin documentación legal.


Un reportaje especial de Diario de Cuba cuenta que el cubano pasó por Trinidad y Tobago, Venezuela, Colombia y hasta la selva del Darién.

Sin embargo, al llegar a México fue deportado a pesar de tener estatus de refugiado concedido por la ACNUR.

«Sentí que la ONU, los tratados internacionales y los derechos humanos eran palabras muertas», dijo Marquez.

Hoy Marquez está de regreso en Cuba sin documentación y dice que la policía lo acecha constantemente sin dejarlo estar por más de 15 minutos en lugares públicos como los puntos de WIFI. «Enseguida se acerca la Policía y me dice que no puedo estar más tiempo ahí».


«Hoy deambulo como un paria porque estuve más de dos años por fuera de Cuba y, por la Ley Migratoria de este país, perdí la residencia cubana», explicó.

Sobre si solicitaría la repatriación, Marquez dijo que no tiene el dinero para hacerlo ya que cuesta $300 dólares y no puede trabajar.

Marquez dijo que estuvo trabajando en el negocio de un amigo pero a los cuatro días la policía llegó diciendo que lo tenían que cerrar. Su amigo les mostró los papeles en regla y ellos le dijeron «nosotros sabemos que tiene los papeles, pero eso no es lo que queremos».

Al comprender lo que estaba sucediendo él les dijo: «miren, yo me retiro. Si soy el que estorbo, me voy».

Sobrevivo gracias a mi familia y a mis amigos. Pero estoy avergonzado, me siento un parásito. Si yo tengo dos manos y dos pies, por qué no puedo trabajar dignamente en mi país.

El cubano explicó la desesperante situación que viven los migrantes en México, de quienes todo el mundo se quiere aprovechar y donde reina una corrupción sin límites.

Sobre su situación en Cuba, el cubano vive sin esperanzas. «Solo tengo dos opciones: la muerte, que al menos me daría la libertad, y la otra, que es la más segura, es que cualquier mañana lleguen a mi casa, me detengan y me lleven para una prisión».