El cubano conocido como el «hombre de la bandera» consiguió una casa temporal en Tampa gracias a la caridad de un veterano de guerra.


Un hombre que leyó su historia en un diario local de Tampa se puso en contacto con el cubano y lo dejó vivir en ella al menos hasta que la venda.

«En este momento yo estoy con dificultad de poder pagar una renta. En EE UU la gasolina subió increíblemente y con ello la renta, los productos, todo», había dicho Daniel Llorente que lleva poco a tiempo en Estados Unidos.

El cubano llevaba meses durmiendo en el auto que compró ante la necesidad de moverse para conseguir empleo pero que pasa mucho trabajo para pagar.

Daniel se quedó en la calle en octubre, cuando tuvo que irse de la casa de un amigo que lo había acogido de manera temporal.