cubano-acusado-islam


El caso del joven cubano Harlem Suárez ha dado un gran giro, quien ha escrito de su puño y letra una carta al juez a cargo del caso, solicitándole que desestime la acusación. Suaréz es acusado de intentar detonar una bomba en una playa de Cayo Hueso como muestra de simpatía al Estado Islámico.

José Martínez, juez de su caso, ha rechazado la solicitud arguyendo que solo su abogado puede presentar tales solicitudes. La solicitud de Suárez se fundamenta en una investigación que realizó el mismo en la biblioteca legal de la cárcel donde esta recluido en espera de ser juzgado.

La carta que contenía la moción escrita a mano por el mismo Suárez fue una sorpresa, ya que su abogado, Richard Francis Della Fera, quien le comunicara al juez en una audiencia el 11 de mayo que todo estaba listo para el juicio fijado para el 11 de julio a las 9:30 a.m., en la Corte Federal de Cayo Hueso.

Hasta ahora, Suárez, de 24 años, sorprendió por la forma meticulosa en que elaboró su propia solicitud. La preparó en lo que parece ser el estilo formal requerido por las cortes e incluso citó casos que — desde su punto de vista — sientan precedentes para sustentar su argumento de que la evidencia del gobierno en su contra no es suficiente para probar su culpabilidad.

“El acusado respetuosamente solicita a esta Corte que expida una orden para desestimar los cargos impuestos en este caso en particular debido a la insuficiencia de la evidencia para sustentar una determinación de culpabilidad”, dice en parte la moción presentada por Suárez ante la Corte el pasado 25 de mayo, escrita en inglés con mala gramática. “La evidencia no es consistente con material expuesto por el acusado”.


El FBI tienen pruebas por varios agentes que se involucraron con el sospechoso para preparar el ataque, lo que finalmente llevó a su arresto. Aunque Suaréz indica en su solicitud que durante interrogatorios con agentes del FBI, él hizo algunas “admisiones” refiriéndose a confesiones, pero que éstas se las extrajeron los agentes a través del uso de la “coerción y la coacción”.